facturas bodas

¿Debo guardar las facturas de la boda?

Una boda es la celebración de la unión de dos personas ante la sociedad y, si se trata de una boda religiosa, ante Dios. El único motivo que hay, o que debería haber, detrás de esta celebración es algo tan sencillo y a la vez tan importante como el amor. Pero una boda es mucho más que eso: es una unión ante la ley y un evento social que conlleva grandes desembolsos de dinero provenientes de distintos bolsillos y, sobre todo, destinados a muchos bolsillos distintos, por lo que los intereses económicos de gente cercana o ajena a los novios se ven afectados por la boda y dependen de ella.

Dentro de las distintas transacciones que se realizan en una boda, las más notables y que normalmente representan las mayores cantidades son las que van dirigidas a pagar los gastos de los distintos servicios contratados ese día, entre los que nos encontramos: la finca para bodas, la empresa organizadora del evento, la empresa de catering y restauración; así como el servicio de trabajadores por cuenta propia como el cámara, el fotógrafo, la banda o el dj, etcétera.

Otras empresas que ganan dinero con la celebración de una boda son las que están relacionadas de una manera más indirecta, como la tienda en la que se compran los distintos vestidos: de los novios y de los padrinos y madrinas que a menudo se contratan en el mismo sitio; así como los zapatos, la joyería y, no menos importante, la agencia encargada de gestionar la luna de miel.

Como se puede observar, muchas son las empresas que basan sus ingresos en el sector de las bodas y, según sospechan los investigadores de Hacienda, no todas declaran cada uno de estos ingresos como así requiere la Ley y pueden estar sucediendo irregularidades por parte de empresas del sector siendo este un claro ejemplo de economía sumergida.

Es por eso que en los últimos años se ha dado una situación que puede parecer fuera de lo común: la visita de un inspector de Hacienda a la residencia de los novios, hasta dos años después de haberse producido el enlace, requiriendo las facturas de todas las transacciones realizadas durante la organización del evento.

Los novios no están obligados por ley a presentar todas las facturas siempre que se justifique la ausencia de estas, ya que, según Hacienda, no se les investiga a ellos si no a las empresas del sector, pero ante la existencia de este tipo de investigaciones y para evitar la economía sumergida que tanto daño hace a la economía de todos, es seguro concluir que sí, debemos guardar las facturas de la boda.

Que Hacienda esté pidiendo facturas a los novios, es síntoma de que son conscientes de que en Madrid, muchas fincas son ilegales y están celebrando bodas sin permisos y licencias, por lo que con una factura se podría demostrar que siguen ejerciendo su actividad ilícita a pesar de su negativa.

Fincas y espacios ilegales de eventos:

Fincas con Orden de Cese de Actividad Fincas investigadas
plataforma de afectados Cuéntanos tu experiencia