regalo-bodas

Los impuestos en los regalos de boda

Electrodomésticos, ollas, platos, cubiertos… o quizá algo más moderno como televisores de plasma, ordenadores o cómo no, un simple ingreso en la cuenta bancaria de los novios. Estos son algunos de los regalos que probablemente recibas en tu boda pues, como es tradición en nuestro país y en muchos otros, los invitados suelen mostrar así sus mejores deseos para el futuro de la nueva pareja y su agradecimiento por ser invitados a la ceremonia, eligiendo algún producto de la lista de bodas acorde con las capacidades económicas de cada uno.

Pero, al vivir en sociedad nos regimos por unas leyes y, según la ley, a estos regalos se les considera adquisiciones a título gratuito. Esta nomenclatura implica que, efectivamente, debemos pagar impuestos por cada una de estas adquisiciones, en concreto el impuesto conocido como de Sucesiones y Donaciones. De hecho, existen tablas de correspondencia donde se especifica el porcentaje aplicado a cada uno de los regalos y donaciones, que varía en función del grado de consanguinidad del que lo hace o del poder adquisitivo del que lo recibe.

Hacienda está en todo su derecho de requerirnos impuestos por cualquier regalo, pero la realidad es muy distinta ya que, por tradición, se suelen respetar los ingresos familiares y pequeños. Incluso en el caso de las donaciones por transferencia y los sobres de dinero, por regla general, Hacienda no hará nada al respecto: ni perseguirá a los novios ni penalizará a los donantes, siempre y cuando no se trate de movimientos muy llamativos de capital.

Para no excedernos y llamar la atención de la Agencia Tributaria, en el caso de una boda o en cualquier situación familiar en la que algo de dinero pasa de unas manos a otras, lo más recomendable es pedir a los invitados que lo envíen mediante transferencia. A pesar de que pueda parecer más discreto un sobre en metálico en realidad acarrea más problemas ya que los bancos están obligados por ley a notificar a Hacienda cada vez que reciben un ingreso de 3.000€ y en el caso de que decidas usar el dinero para pagar los gastos de la ceremonia, está prohibido pagar en metálico la cantidad de 2500€ en una operación en la que intervenga algún profesional o empresario.

Sabiendo esto, se recomienda conservar durante algunos años los recibos de todos los regalos y comprobantes de ingresos que recibamos sólo por si acaso, y para facilitarle las cosas a Hacienda en el caso de que persigan el fraude fiscal en empresas que se dedican al sector de bodas y celebraciones, como ya se ha hecho anteriormente.

Fincas y espacios ilegales de eventos:

Fincas con Orden de Cese de Actividad Fincas investigadas
plataforma de afectados Cuéntanos tu experiencia