fincas-ilegales

El negocio de las fincas ilegales

En los últimos años, sobre todo con la acción devastadora de la crisis económica, las hemos visto proliferar, acaparando una gran parte del mercado. Por ejemplo, de las 104 fincas de Madrid, 46 son ilegales; es decir, que no disponen de la licencia para celebrar bodas en ellas, así como cualquier otro tipo de evento relacionado.

El principal problema de este tipo de negocio es que los administradores saben muy bien cómo deben de esquivar la ley; es por ello, por lo que se anunciarán como haciendas, villas, quintas, restaurantes, invernaderos, etc. Aunque si bien es cierto que las autoridades persiguen activamente este tipo de negocio, se siguen contratando y cada vez a un ritmo más pronunciado, lo que se considera preocupante.

¿Qué riesgo pueden entrañar las grandes celebraciones en fincas ilegales?

Uno de los riesgos principales es que puede que el lugar no esté acondicionado para poder recibir al amplio volumen de invitados del evento. Por ejemplo, puede que la instalación de agua, eléctrica o gas no pueda garantizar la seguridad, que no se pueda controlar los límites de aforo (para gestionar la protección de incendios).

Además, si algo sale mal, no habrá un seguro de responsabilidad civil que se encargue de cubrir los daños, por lo que tendrán que ser los novios los que deban cubrir los gastos derivados.

Lo mismo ocurre con el catering; si algo saliera mal, si no se cumpliera con lo establecido o, peor aún, si se produjeran intoxicaciones alimentarias, los administradores de estas fincas ilegales se lavarían las manos y tendríamos mucha suerte si conseguimos reclamarles responsabilidades.

Aunque tengas que pagar un poco más por tu boda, o por cualquier otra celebración destacable, te recomendamos que hagas las cosas bien y que elijas fincas que se mantengan en la más estricta legalidad.

Fincas y espacios ilegales de eventos:

Fincas con Orden de Cese de Actividad Fincas investigadas
plataforma de afectados Cuéntanos tu experiencia